Lunes #103 - Usted es lo que hace todos los días

La década de mis 20s no fue mala, para nada. Pero tampoco fue buena. Pasaba mucho tiempo “disfrutando” con mis amigos. No tenía enfoque, no hacía nada para avanzar. Todos los días la meta era tratar de salirnos temprano del brete para ir por una birra o jugar fut y buscar divertirnos. No hacíamos nada diferente de eso: la meta era divertirse con los amigos. 

Hoy tengo 34 (casi 35) años. Lo que va de esta década ha sido épica. Paso mucho tiempo trabajando y compartiendo con mis amigos pero con un enfoque específico: crecer como personas, mejorar nuestra salud, crecer como emprendedores y profesionales pero sobre todo crear relaciones reales y duraderas. Ya no busco salirme temprano del trabajo, busco maximizar el valor de lo que hago y beneficiar a la mayor cantidad de gente posible. Mi meta diaria es alcanzar mis metas y ayudar a mi gente cercana a alcanzar las de ellos.

La verdad es que uno es lo que hace todos los días. Es así de simple. Cada acción que uno toma es “practica” - es “entrenamiento” - y uno es bueno únicamente en lo que practica.

Cómo personas somos peculiares. Por un lado podemos ser super racionales y lógicos pero por el otro emocionales y primitivos. Podemos analizar nuestras vidas, ver donde estamos y decidir si queremos estar ahí - o no - y salir adelante, pero también podemos dejar que nuestras emociones y miedos nos impidan hacerlo. 

Es dificilísimo y cansadísimo estar en esa pelea entre lo racional y emocional y, por eso, entramos en “automático”.

El “automático” es ese estado en que el cuerpo y la mente hacen lo que están acostumbrados a hacer. Hacemos las acciones y pensamos los pensamientos que estamos programados para hacer y pensar. Esa programación se hace con práctica. Las acciones y pensamientos que más repetimos son las que quedan programadas en nuestro “automático” y es lo que vamos a hacer cuando estemos peleando entre lo racional y emocional. Siempre.

Entonces sí: uno es lo que hace, uno es lo que practica. 

Si uno practica salir con los amigos, escaparse temprano del trabajo, evitar hablar de metas y ser vulnerable, pues eso es lo que va a hacer. Como yo, va a pasar una década escapándose del brete, saliendo de fiesta con los amigos, teniendo relaciones superficiales y nunca buscando alzar metas.

En cambio, desde que practico a diario cómo mejorar mi salud, hacer crecer mis relaciones, ser mejor profesional y ser mejor persona pues eso ese es mi “autmático”. Cuando no tengo ganas se activa el automático y voy a entrenar. Cuando me da miedo mandar un correo se activa el automático y mando ese y 5 correos más. Cuando una relación me frustra, me decepciona o no la sé manejar se activa el automático y me permito ser vulnerable, buscar ayuda y tener conversaciones que podrían ser muy difíciles.

** No digo que sea fácil. La práctica hay que mantenerla para que no se pierda - cómo todo. Pero cada vez es más fácil.

A mí me ha servido entender el poder de la “práctica” y he visto como uno realmente es lo que hace. Yo lo descubrí al cambiar mis hábitos sin entender toda el beneficioso que iba a tener, solo por repetir acciones mecánicamente con determinación. Eso sucedió cuando me dediqué a mi salud (rugby, CrossFit, nutrición), pero para ustedes puede ser cualquier otra cosa: dedicarse a aprender algo nuevo, dedicarse a una causa más grande que ustedes, dedicarse a su familia, etc.

Practicar no es solo para deportes o artes. Practicar es para la vida. Uno hace lo que practica y hoy, lunes, puede escoger lo que va a practicar por el resto de la semana. ¿Va a practicar algo que traiga beneficioso a su vida u otra cosa? 

¡Qué tengan un lunes épico! - Juan

Juan Muñoz