Lunes #93 - Tratemos de llegar a toda costa.

En Costa Rica lidiamos con huelgas a cada rato. Esta semana fue la del Poder Judicial, pero los ticos nos somos novatos en este tema: nos pasó durante El Combo, el TLC, durante procesos electorales, empleados del ICE, y los mismos taxistas hace unos meses. Hoy quiero usar esta huelga como metáfora, como símbolo de todas esas cosas “externas” y “fuera de nuestro control” que usamos de excusa para tomar la ruta fácil.

Mañana no hay clases. Cancéleme todas las reuniones. Que nadie me diga nada por llegar tarde. Mejor me quedo en la casa.

Esa es nuestra actitud por default. Creo, incluso, que nos alegramos muchísimo — aunque por dentro — de que haya huelga, ¡así no tenemos que ir a trabajar! Esa “huelga” puede ser algo que verdaderamente nos impide llegar a la oficina o puede ser un sentimiento, un miedo, una emoción o falta de motivación.

Siempre va a ser más fácil quedarse en la casa que hacerle caso al despertador en la madrugada. Siempre va a ser más fácil cancelar las reuniones y quedarse en piyamas trabajando en la cama. Siempre va a ser más fácil cancelar una reunión evitando sentarse en una presa y re-agendar con nuestro cliente después. Siempre va a ser más fácil usar un evento externo, fuera de nuestro control, para no hacer lo que tenemos que hacer.

Pero nuestro deber no es hacernos la vida más fácil. Nuestra misión no es buscar como despertarnos más tarde, cómo justificar no llegar al trabajo. Nuestro propósito es generar valor para nuestros clientes, para nuestras empresas, para la gente que depende de nosotros. Nuestro deber es tratar de llegar, es tomar en consideración que nuestros clientes tienen también sus vidas y separaron este tiempo para recibir nuestros servicios, nuestro deber es hacerle entender a nuestros clientes que estamos aquí para ellos, no para estar tranquilos nosotros.

Todos buscamos huelgas — metafóricas o reales — para justificarnos quedarnos en la casa, justificarnos no llegar, no hacer el trabajo que nos da ansiedad, justificarnos descansar. Justificarnos, porque queremos evitar la fatiga, pero no queremos sentirnos culpables.

Dejemos esa actitud hoy lunes, ¿si nosotros no lo hacemos quién lo va a hacer? 

Nadie va a trabajar por nuestras metas si no somos nosotros. 

Tratemos de llegar a toda costa, busquemos maneras de solucionar los obstáculos que nos traen esas huelgas, trabajemos por Skype, hagamos un grupo de colegas que se reúnan a trabajar en una casa si no pueden llegar a la oficina, salgamos 2 horas antes de la casa para llegar a tiempo a la reunión. Si al final no se puede, pues no se puede, pero tratamos, nos esforzamos por nuestra misión y nuestros clientes, jefes y colegas lo van a agradecer. Sobre todo nosotros mismos nos lo vamos a agradecer.

¡Que tengan un épico lunes! - Juan

juan muñoz.jpg

Juan Muñoz

Director

POOM.

Juan Muñoz