Lunes #108: El secreto es ayudar a otros.

Les voy a decir la verdad: yo no siempre fui el fan enardecido de los lunes que he sido los últimos años. 

Hace unos años me comencé a dar cuenta del poder de comenzar la semana motivado y con ganas y como esa inercia puede cargarnos el resto de la semana aunque estemos cansados. Me dí cuenta que si uno tiempo para quejarse en redes sociales tiene tiempo para pensar y actuar para lograr sus metas. Y me dí cuenta que podía ayudar a otros a darse cuenta de lo mismo.

Mis lunes no son míos. Claro, hago muchas cosas para mis proyectos, pero el enfoque #1 de mis lunes es ayudar a otros a través de esta plataforma, ya sea escribiendo un artículo o posteando en Instagram Stories (#dawnpatrol) o trabajando con gente que necesita ayuda con sus proyectos. Mis lunes están dedicados, filosófica y practicamente a ayudar a otros.

Nada me ha cambiado la perspectiva de los lunes (y de muchas otras cosas de la vida) como dejar de pensar en mí y dedicar esas energía a ayudar a otros. Es muy fácil caer en la trampa de sentirnos mal porque el trabajo que tenemos no nos gusta o ir desmotivado a la universidad porque la carrera que escogimos estudiar no nos llama la atención, o tener ansiedad por el futuro porque vemos por delante una vida aburrida y monótona. Pero cuando uno genuinamente tiene el bienestar de otros en mente todo eso pasa a un segundo plano. 

Y no es solo que nos olvidamos de las cosas que nos dan miedo o nos ahuevan, lo que pasa cuando uno ayuda a otros es mágico. Ayudar a otros nos pone en un estado de creatividad y proactividad elevado, nos llena de acción y de buenas vibras y nos satisface. Podemos encontrar un sentimiento de propósito que tal vez no tenemos en nuestro propio día a día pero que sale a relucir cuando dedicamos tiempo y energía a otros. Esos sentimientos y esa energía la podemos usar después y aplicarla a nuestras propias cosas. Ese momentum nos carga y comenzamos a buscar hacer más para nosotros mismos. 

Ahora, el punto más importante de todo esto es que cuando nos comprometemos a ayudar a otros no podemos fallar. Cuando llega un día que estemos desmotivados y de mal humor no podemos darnos el lujo de sentirnos mal por nosotros mismos, tenemos que poner buena cara y tener buena actitud porque ya ese día no es nuestro, es más grande que nosotros, es el día en que otra gente depende de nosotros. Ayudar a otros, genuinamente, es la herramienta de motivación más potente que van a encontrar.

No estoy diciendo que renuncien a sus trabajos y se unan a una ONG. Lo que estoy diciendo es que hoy, lunes, busquen a alguien a quien puedan ayudar. Puede ser el compañero de trabajo que se sienta a la par, puede ser su hermana menor, puede ser un amigo o puede poner un post en Facebook diciendo que puede ayudar a quien lo necesite haciendo a, b o c. Mover muebles, revisar una hoja de excel, ayudar a encontrar errores en un reporte de la unversidad, dar consejos o ideas para un startup nuevo, lo que sea. Puede dar su hora de almuerzo o 15mins en la tarde, la cantidad de tiempo no importa, es la intención.

La mejor manera de entender que un día no está en contra nuestra y motivarnos es dedicar ese día - o una parte de ese día - a cosas más grandes que nosotros y lo nuestro. ¡Ayudemos a otros!

**¿Le puedo ayudar con algo? ¡Escríbame! :)

¡Que tengan un épico lunes! - Juan

juan muñoz.jpg

Juan J. Muñoz

Fundador | POOM.

Juan Muñoz