Lunes #94 - Critique pero construya

Muchas veces hemos hablado de la importancia de reconocer el buen trabajo de los demás, de dar palabras de aliento cuando alguien las necesita y en fin de colaborar de una manera positiva con la gente que nos rodea. 

Una de las mejores formas colaborar es por medio de la crítica constructiva. Los ticos le tenemos miedo al comentario “negativo” (no me quitó el tiro, a mi también me pasa) y normalmente le huimos a la confrontación con tal de no tener un momento incómodo con alguien. Es entendible que pase, pero es de lo peor que hacemos. 

El lunes de la semana pasada, tuvimos una sesión de team building en Arcade y dentro de las actividades que realizamos estuvo una dinámica donde conversamos con franqueza sobre las oportunidades de mejora que teníamos cada uno de los miembros del equipo. El inicio fue un poco lento pero una vez que agarró tracción y empezamos a ver todas las formas en que podíamos mejorar nuestro trabajo, se volvió una conversación súper enriquecedora donde cada uno pudo identificar fortalezas así como las cosas que podíamos mejorar. Dejamos atrás el miedo y hablamos claro. Nadie resultó herido, el sol volvió a salir y seguimos trabajando felices y con mucha motivación para seguir mejorando.

Este proceso nos permitió descubrir cómo ciertas cosas que estabamos haciendo podían ser mucho más eficientes y a la vez nos dio un empuje anímico como equipo porque cuando alguien le dice a uno las cosas con sinceridad y con buena fe, fortalece la amistad. 

La lección fue clara, no evitemos la confrontación, digamos las cosas como son y tengamos la inteligencia emocional de comunicarnos una forma constructiva. A veces ser “tuanis” es lo menos buena nota. 

¡Que tengan un épico lunes! - Carlos

Carlos Ulloa

Carlos Ulloa