Lunes #118: La mejor receta para un lunes épico.

Sólo porque para mí los lunes son el mejor día de la semana no significa que son el día más fácil. Para nada. De hecho creo que, para mí, son el día más difícil.

Los lunes son el día donde tengo que enfrentarme cara a cara con todo lo que he venido pensando el fin de semana. Son el día donde tengo que darme de golpes con las cosas que no hice la semana pasada porque me daban ansiedad o no sabía como hacer. Son el día en el que tengo que intentar de ejecutar ideas que tuve que no tengo la menor idea de como evitar.

También es difícil saber que los lunes deberíamos de planear proyectos de crecimiento profesional, para atender nuestras salud y nuestras relaciones. Los lunes son un día cargado emocionalmente, pero también cargado de “to-do’s” y de “want-to-do’s” y todas esas cosas pelean entre ellas. Es difícil de planear ser eficiente en el trabajo y con las cosas personales cuando el lunes nos ataca con emails y pendientes.

Yo he ido creando una estrategia para asegurarme que mis lunes sean épicos y que eso se arrastre al resto de la semana. Es un fórmula, digamos que una receta, que se puede seguir paso a paso. Me ha dado resultados super positivos porque no actúo de manera emocional, ni con miedo, ni con ansiedad: nada más sigo la receta. 

Se las dejo aquí por si les puede servir.

Todos los lunes antes de las 8.30am hago esto:

  1. Lo primero que hago el lunes (en realidad muchas veces lo hago desde el domingo) es decidir qué días y a qué hora voy a entrenar. Si ud no hace ejercicio puede ser separar en el calendario tiempo para dedicarle a su salud física o emocional. Leer, ir a clases de algo, hablar con sus papás, etc. Y lo respeto. Defiendo ese tiempo a capa y espada.
  2. Comienzo el día haciendo algo para alguien más. Generalmente es revisar proyectos de gente que me pidió feedback, hacer alguna introducción, o ayudar a alguna cliente de MIST con algo de su entrenamiento físico. De gratis. Es riquísimo dar el primer paso del día sintiendo que uno ayudó a otra persona, además de que le da al día una temática de no darnos a nosotros mismos tanta pelota.
  3. Defino el calendario de entregas y de trabajo para mis clientes en POOM. y lo incluyo en mi calendario. Después le mando a cada cliente un email con el trabajo que se va a hacer esa semana. Si no está 100% seguro de que lo puede sacar esa semana, déjelo para la que sigue y explíquele al cliente desde el lunes. El 90% de los clientes y jefes entienden y valoran la honestidad. Todo el mundo prefiere esperar un par de días más por un trabajo bien hecho que prometan algo y lo hagan por salir del paso.
  4. Defino el calendario de trabajo para cosas internas de POOM. (podcast, newsletter, artículos, videos, charlas, etc). Aplico la misma regla que arriba pero le agrego una priorización por felicidad. Pongo de primero las cosas que me hacen más feliz hacer.

Ahora sí.  Antes de las 8.30am del lunes con 4 pasos super fáciles tengo la semana armada. 

Ahora tengo tiempo valioso todos los días que hubiera usado para procrastinar mientras decidía qué hacer y lo puedo usar para lo que yo quiera. Ver videos de YouTube (les recomiendo Good Mythical Morning), visitar a mi esposa, ir a tomarme un yodo con amigos o tontear. 

Se van a dar cuenta de la cantidad de tiempo que usamos cada día mientras decidimos qué hacer ahora. Cuando todo está armado clarito todo ese tiempo se ahorra y se usa de maneras más chivas.

El lunes es el día más importante de la semana porque marca la pauta para la semana. Usémoslo inteligentemente para planear qué vamos a hacer y cómo lo vamos a hacer. Cuando uno mismo se adueña de su calendario y lo hace con anticipación puede planear tiempo para hacer las cosas que quiera hacer. Cosas de proyectos personales, de vida, de familia, de salud, de lo que sea. 

¿Tienen alguna rutina de lunes? Si tienen algo épico, ¡díganme! Siempre me gusta agarrar volados.

¡Que tengan un épico lunes! - Juan 👊💥

Juan Muñoz