Lunes #117: Haga más de lo mínimo que puede hacer

La semana pasada leí un artículo de una universidad muy pequeña y muy tradicional en Estados Unidos donde los estudiantes trabajan en una granja, ellos escogen lo que van a estudiar y ellos administran la institución.

Resulta que de esa universidad, Deep Springs, fundada hace casi 100 años, salen gobernadores, CEOs de empresas gigantes y gente que no solo es exitosa sino que se preocupa por crear un mejor mundo para el resto de nosotros.

El concepto es fascinante: ellos escogen lo que estudian y se auto-gobiernan. Más que una institución centenaria suena como a una nueva escuela de educación. Pero más interesante que eso me pareció todo el tema del trabajo en la granja y la comunidad que se crea alrededor de eso.

Los estudiantes tienen que cumplir labor física afuera en la granja y doméstica. Limpiar los dormitorios, cocinar, ordeñar las vacas, darles de comer, etc., no hay staff - más que el staff académico. Cuando los entrevistan todos mencionan este aspecto como uno de los más enriquecedores del programa: tener que trabajar en grupo, tener que aprender a vivir como comunidad, esforzarse por hacer cosas que uno no quiere hacer por el bien de otros.

Uno de lo estudiantes actuales dijo (traducido del inglés): “el trabajo es la obligación que tenemos que cumplir por el bien del resto de la comunidad. Yo podría trabajar el mínimo de horas a la semana y darles leche a mis compañeros, o podría trabajar un poco más y hacer helados, queso ricotta y yogurt.”  Estos muchachos están aprendiendo, activamente, que nuestras acciones pueden afectar la felicidades o el bienestar de nuestra comunidad para bien o para mal. 

Creo que a nosotros nos falta pensar un poco más en eso. Hay dos preguntas importantes que podemos hacernos que nos van a ayudar a crecer como personas pero, además, a crecer como comunidad:

  1. ¿Cómo mis acciones afectan a mi comunidad?
  2. ¿Estoy haciendo apenas lo que tengo que hacer o estoy dando un esfuerzo extra y estoy haciendo todo lo que puedo hacer?

**entiéndase “comunidad” como cualquier grupo de personas con las que se convive. Puede ser su familia, sus amigos, sus colegas en el trabajo, su barrio, etc.

Yo, personalmente, creo que muchos nos quedamos en lo que tenemos que hacer. Hacemos lo mínimo, cumplimos el horario pero ni un minuto más, tomamos con los amigos pero no hablamos realmente con ellos, entregamos el trabajo pero no lo hicimos lo mejor que podíamos.

Es importante que nos demos cuenta de todo lo que podemos hacer pero no hacemos. Creo que es importante que nos sintamos incómodos haciendo algo que no queremos estar haciendo, o que es cansado, o que es difícil o que es muy temprano, pero saber que lo estamos haciendo por la felicidad y bienestar de otros. Al final nosotros también vamos a salir ganando.

Si nosotros damos lo mínimo no podemos exigir más de otros. Así, una comunidad donde unos den el mínimo se va a convertir en una comunidad donde todos dan el mínimo. Yo preferiría vivir en una comunidad donde todos damos todo lo que podemos. Así, los demás ganan de mi trabajo pero yo gano del de ellos.

Hoy, lunes, piense en cuáles áreas de su vida no está haciendo todo lo que puede hacer. ¿Está ayudando con los quehaceres de la casa? ¿Está haciendo el trabajo que tiene que hacer o lo está haciendo tan épico como lo puede hacer? ¿Está pensando en cumplir el horario mínimo o está pensando en crear la mayor cantidad de valor? ¡Démoslo todo!

¡Que tengan un épico lunes! - Juan 👊💥

Juan Muñoz