Lunes #123: Haga las cosas importantes acompañado

Los miércoles y los sábados entreno con un grupo de amigos. Eso no suena como algo increíble, pero tengo 3 años de entrenar solo. Cuando digo “solo” no me refiero a que estoy en un gimnasio lleno de gente pero hago mi propio entrenamiento. Me refiero a solo, íngrimo, si lloro o me río o grito nadie se entera…porque no hay nadie.

MIST es un gimnasio de sólo mujeres entonces yo solo puedo entrenar cuando no hay clases y cuando no hay clases no hay nadie. Aprendí muchísimo de mí mismo entrenando solo, aprendí a escucharme y poder cambiar mi conversación personal. Aprendí a entrenar sin música, sin “ayuda”, aprendí a no necesitar distracciones para entrenar. Pero también aprendí que las cosas importantes hay que hacerlas acompañados.

Javi se apuntó a entrenar conmigo a horas raras cuando no hay clases. No todos los días pero 2 veces por semana. Después se armó un grupo de 4 personas los miércoles y un grupo de 10+ personas los sábados. Mi entrenamiento cambió totalmente. Entrenaba más duro, mejoré mi nutrición, mejoré mi disciplina.

Somos seres sociales, prosperamos en grupo. Además, somos los mejores auto-manipuladores del planeta. Siempre, siempre vamos a encontrar una excusa para no sentirnos mal y no hacer cosas que nos ponen incómodos como entrenar duro. “Tengo mucho brete”, “estoy cansado”, “de por sí ya entrené ayer”. 

Javi, Rafa, Andrecito y mis demás compañeros de entrenamiento no solo me dan ese grupo social que tanto uno necesita sino que les importa 0% mis excusas baratas. 

 Andy, Rafa, Javi y yo entrenando un sábado.

Andy, Rafa, Javi y yo entrenando un sábado.

No es que me regañan si doy alguna excusa, es que yo sé que tengo que justificarles a ellos lo que haga y no haga y eso me va a obligar a darme de cabeza con la verdad. Sin manipulaciones, sin interpretaciones que me convienen, tengo que decirles la verdad o mentirles. Y como no les voy a mentir, tengo que hacer lo que dije que iba a hacer.

¿Por qué toda esta hablada? Porque esto aplica para todas las cosas en la vida. Trabajo, familia, entrenamiento, academia, etc. Cómo emprendedor comencé a trabajar mejor cuando lo hacía acompañado (gracias Macho, Nati, Karla). Comencé a tener mejor crecimiento personal cuando lo hice acompañado (gracias Paz). Comencé a ser mejor manejando un negocio cuando comencé a hacerlo en grupo (gracias Pao y Rafa) y comencé a amar más los lunes cuando lo hice como una iniciativa grupal (gracias a todos ustedes).

Entonces haga esto porfa:

  1. Busque un compañero para entrenar a los que les tenga que explicar porque se comió un tarro entero de helados o ese día se quedó viendo Netflix y no fue al gimnasio.
  2. Busque emprendedores con que pueda discutir ideas y que le ayuden a definir y mantenerse enfocado con metas. Alguien al que le tengan que justificar lo que hicieron y no hicieron. Como compas.
  3. Busquen alguien que ponga la alarma a la misma hora que usted y se llamen mutuamente si uno no se levanta.
  4. Busque alguien que lo haga sentir apoyado cuando fallemos, pero que tampoco lo alcahuetee.
  5. Busque alguien que le diga las cosas como son. Que lo ayude a mejorar, que no deje pasar malas actitudes, malos hábitos y que le dé herramientas para ser mejor. Sin ser pesado, obvio.

Yo he encontrado mucho valor en pasar tiempo y hacer cosas solo, pero me he dado cuenta que las cosas importantes en mi vida funcionan mejor cuando tengo a alguien. Alguien que me empuje, que me mantenga en línea. Alguien al que no le pueda mentir y que vaya a saber cuando le estoy mintiendo. Ya no quiero hacer cosas solo, no es tan divertido y no es tan eficiente.

Otra cosa: es mucho más fácil mentirle a un jefe que a un amigo o colega que uno respeta. Busque eso, alguien por quien usted quiera mantenerse en línea y cumplir con sus metas.

Yo puedo ser esa persona para usted los lunes o cualquier otro día…sólo escríbame:

¡Qué tengan un épico lunes! - Juan 👊

Juan MuñozComment