Lunes #110: El secreto es ayudar a otros (Pt. 2)

Javier pudo comenzar a caminar de manos, y estaba estrenado porque tiene una competencia de CrossFit este fin de semana. Fabi siempre había querido hacer levantamientos olímpicos pero no sabía a quién decirle ni como comenzar; este fin de semana comenzó. Anita, Ecka y Vivi lograron marcas personales deportivas nuevas. Juan Carlos recibió feedback positivo de un pitch de su idea de negocio al que le tenía muchísimo miedo. Diego estaba ahuevado porque no sabía como levantar capital para que su negocio creciera, pero terminó el fin de semana con contactos y posibilidades.

Todo eso pasó este fin de semana y yo pude aportar una parte - aunque pequeña - de todos esos logros.

Yo creo fervientemente que tenemos que ayudar a otros. Creo que la única razón por la que estamos aquí es para usar nuestras fortalezas para crear oportunidades para otros y para echar granitos de arenas para ayudar a otros a lograr sus metas. Eso significa que una gran parte de mi vida está dedicada a buscar oportunidades de hacer justamente eso.

Todos los días tengo que analizar mis relaciones y a la gente alrededor mío, tratar de intuir qué es lo que verdaderamente quieren en sus vidas y tratar de ver como puedo ayudarles yo a lograrlo. Es difícil tratar de “leer” a alguien y requiere de muchísima humildad y empatía. El punto no es ayudarles en lo que yo creo que necesitan, sino tener la humildad para ayudarles en lo que ellos realmente necesitan, aunque yo crea que es otra cosa.

No es fácil. Uno siempre tiene una parcialidad a ver los problemas desde el punto de vista de la solución que uno tiene. Si uno tiene un martillo tiende a ver clavos que clavar. Entonces, además, hay que asegurarse de tener varias herramientas para resolver problemas y asegurarse de poder ayudar a la mayor cantidad de gente. 

¡OJO!

No estoy hablando sólo de ayudar amigos y otros por amor y por querer hacer el bien. Eso es necesario, pero aplica para nuestros trabajos, ya sea como profesionales asalariados o emprendedores. Todos estamos ahí con el único propósito de ayudar a nuestros clientes. El hecho de que nos paguen por hacerlo no significa que no es ayuda real y sincera. 

En mi vida he podido hacer eso - no sé si conscientemente o por suerte - y crear una manera de ayudar a varias personas. No ha sido fácil, yo fácilmente caigo en la trampa de creer que los problemas tienen una solución específica y única - a mía.

Pero me he dado cuenta lo equivocado que estoy y  he aprendido a escuchar y analizar el problema realmente y estudiar o pedir ayudar para poder resolverlo de la manera adecuada. Por esa razón en MIST Training & Wellness incorporamos servicios y dedicamos más de nuestro tiempo a conversaciones que nosotros sabíamos que iban dar más herramientas a la gente que queremos ayudar y no pretender en tener una solución única. En POOM. creamos una gamma de servicios para poder atacar los problemas de negocios de diferentes maneras y he trabajado por crear canales gratuitos que hablen de diferentes temas desde perspectivas diferentes y que puedan ayudar de la manera que sea necesario.

Hoy lunes les quiero decir que la mejor manera para lograr sus propias metas es ayudar a otros a alcanzar las de ellos. Aprender a “leer” a la gente para entender qué necesitan realmente y hacer todo lo posible por buscar la solución que funcione para ese contexto, aunque no sea usted el que termine ayudando sino una persona mejor preparada. O inclusive, usted puede decidir que va a aprender más y tener más herramientas para atacar esos problemas. 

¿Ven cómo ayudar a otros es beneficio para uno? Van a crear relaciones épicas que después les van a generar valor de vuelta de alguna manera, van a sentir orgullo por el éxito de otros y además van a querer crecer personal y profesionalmente. No hay manera de fallar. ¡Salga a ayudar!

¡Qué tengan un lunes épico! - Juan

Juan Muñoz