Lunes #134: 3 tips para enfrentar cualquier reto

Mi hija, Antonia, nació el jueves 3 de mayo, 2018. A la hora de escribir esto tiene 3 días, 5 horas y 48 minutos de haber nacido, pero tiene 39 semanas de ser parte de nuestras vidas. Mi esposa, Paz, está super bien y es una mamá increíble. Los dos somos novatos pero creo, sin ánimo de echarnos flores desmerecidas, que hemos enfrentado estos 3 días de la mejor manera.

Yo nunca he sido papá, Paz tampoco ha sido mamá y Antonia es un reto en nuestras vidas desde hace 9 meses y lo va a ser por muchos años más. Ha sido difícil entender como acoplar nuestra vida a un nuevo integrante. Un bebé genera - obviamente - muchos cambios, trabajo adicional y sobre todo, mucho, mucho miedo.

Lo que me ha ayudado a mí en estos días es un framework o estructura que me he creado para enfrentar retos en mi vida. Yo creo que la mayoría de nosotros no tiene las herramientas para lidiar con retos en nuestra vida diaria, ya sea retos auto impuestos que nosotros buscamos (como una hija, comenzar un nuevo negocio) o retos que nos tira encima en la vida sin que los pidiéramos (nos pusieron un proyecto que no sabemos como ejecutar, nos despiden del trabajo).

Mi estructura para enfrentar cualquier reto involucra pensar y actuar de 3 maneras muy simples que con un poco de práctica se van a hacer super fáciles de ejecutar también.

¿Qué es lo que se requiere de mí?

Cuando se nos presenta un reto nadie se detiene a pensar: ¿qué es lo que se requiere de mí? Si es un reto en el trabajo, ¿qué es lo que me jefe quiere de mí realmente? Si es de vida, ¿qué necesita mi familia o qué necesito yo de este reto?

Definir exactamente lo que alguien está esperando de mí o lo que cumplir mi meta requiere de mí es el paso más importante. Nos terminamos estresando por problemas o situaciones difíciles y ni siquiera sabemos por qué nos estamos estresando realmente.

Puede ser que cuando hagamos el análisis de lo que se requiere de nosotros nos demos cuenta que sí hay cosas difíciles, cosas que tal vez no sabemos hacer o que creemos que no podemos hacer. Eso está bien, y está bien estresarse un poquito, pero por lo menos ahora es un estrés fundamentado y podemos usar ese miedo para actuar y hacer todo lo posible por solucionar el problema.

Pero la mayoría de las veces, cuando analizamos el reto, nos damos cuenta que la verdad es que sí podemos hacerlo y que solo tenemos miedo de que salga mal.

Así que, ¡manos a la obra!

¿Qué es lo peor que puede pasar?

La segunda pregunta más importante que nos podemos hacer es esa: ¿qué es lo peor que puede pasar?

Si hacen este análisis honestamente van a darse cuenta que pueden pasar cosas bastante feas, pero ninguna es de vida o muerte. Tal vez pierdan plata, tal vez se llevan una regañada, tal vez se pelan el culo, pero al final del día muy pocos retos nos ponen en situaciones donde el resultado pueda ser tan grave. 

La mayoría de nosotros maximizamos muchísimo las consecuencias de cualquier reto, y nuestra mente cree que es una situación de vida o muerte - aunque no sea - y entramos en parálisis. Es normal, es una reacción humana. Pero si pudiéramos entender que no es una situación tan grave como la que creíamos, podríamos actuar de mejor manera ante cualquier reto.

**NOTA: Si, en cambio, el análisis honesto de la situación lo pone ante una situación que puede cambiar su vida drásticamente y usted no quiere eso, explíquele a la gente involucrada. Ellos van a entender. Claro, si es un reto profesional probablemente va a ser una conversación complicada con su jefe y/o colegas y habrá alguna consecuencia (o no), pero al final la gente aprecia la honestidad y usted no se metió en una bronca en la que no estaba dispuesto a estar.

Hustle

Esta última no es una pregunta, yo lo uso como una especie de mantra. “Hustle” es la manera en que atacamos cualquier reto. 

Si ya hice el análisis de las dos primeras preguntas y entendí exactamente lo que necesitan/necesito de mí y entiendo las consecuencias, entonces puedo actuar.

Cuando digo “actuar” no es solo llegar a trabajar y ver si de casualidad logro lo que necesito hacer. Actuar es “hustle”. Es hacer todo lo que tenga que hacer para que el reto salga bien o, por lo menos, saber que hice todo lo posible y que, aunque no salió como quería, nadie puede reprocharme lo que aprendí y lo que me esforcé. Además, en la vida nunca es 100% o 0%, aunque no salga exactamente como esperábamos siempre vamos a poder rescatar algo positivo.

Eso significa hacer investigación en internet y estudiar. Leer artículos, hacer preguntas en foros o a expertos, estudiar como en la universidad para lograr lo que necesitamos. Significa esforzarse y trabajar aunque estemos cansados. Al final, ¿qué es lo peor que puede pasar? 

Nadie se va a morir del cansancio, el cansancio es un sentimiento nada más, igual que el miedo. Son cosas que tenemos que sentir cuando estamos actuando por cumplir metas y resolver retos.

Pero no pensemos solo en lo peor que puede pasar, ¡pensemos en lo que podríamos lograr! 

Si me esfuerzo aunque esté cansado, si actúo aunque tengo miedo, si estudió aunque no sepa podría lograr cosas increíbles. Podría ayudarle a mi familia, podría enseñarle algo a alguien, podría ser un ejemplo, pero más que todo puedo aprender y crecer.

Antonia está siendo lo mejor que nos ha pasado en la vida, pero también está siendo todo un reto. La primera noche durmió como un lirón, anoche no durmió. Mañana le va a ir bien el kínder y otro día va a llegar llorando. Un día vamos a tener plata de sobra para pagar lo que sea y el otro día voy a tener que ver como pago la cita del doctor. Todo es un reto, pero ya sé lo que esa enana y Paz necesitan de mí y puedo esforzarme por dárselo. Ya sé que nada terrible va a pasar y que puedo aprender lo que sea necesario para ser el mejor papá. Y sé que puedo “hustle”, que puedo trabajar, por más cansado que esté o miedo que tenga para conseguir la plata para pagar doctores o lo que necesitemos.

Ataque cualquier reto que le traiga el lunes con esta estructura. Funciona. Desde la pereza de ir a un trabajo que no le gusta hasta montar su propio negocio hasta procrear una nueva vida. Ayuda. 

¡Que tengan un épico lunes! - Juan, Paz y Antonia

Juan Muñoz