Lunes #132: Sálgase de su burbuja

Acabo de volver de un viaje de trabajo a España y vengo con miles de ideas nuevas. Bueno, esas ideas no son nuevas, nuevas. Son cosas que se me ocurrieron estando allá que podrían ayudarme a resolver problemas acá y cosas que me ayudaron a ver oportunidades que no estaba viendo.

Esas ideas no se me hubieran ocurrido si me hubiera quedado acá.

Acá vivo en una burbuja. Vivo en la burbuja de mi rutina y de mis problemas y de mis fortalezas y debilidades. Vivo en la burbuja de hablar siempre de las mismas cosas con las mismas personas. De ver las mismas vallas en la autopista, los mismos anuncios en Facebook, el mismo lenguaje en redes y las mismas críticas a las mismas personas.

Acá estoy demasiado cerca de mis problemas, cómo dicen los gringos: “I can’t see the forrest for the trees”, o sea, que por estar tan cerca veo el detalle pero no el panorama. Acá uno es cínico y cree que hay problemas que solo uno tiene. Acá uno cree que hay obstáculos insuperables - claro, porque solo pasan acá.

La burbuja es malísima si uno trabaja resolviendo problemas. La burbuja no alimenta. La burbuja no ayuda. La burbuja magnifica los problemas y adormece la creatividad.

Hoy quiero proponerles que se salgan de sus burbujas. Si lo hacen conscientemente van a poder ver cosas, aprender cosas, descubrir cosas que les ayuden a resolver problemas y a ver oportunidades que estaban escondidas.

No hace falta hacer un viaje de negocios fuera del país para salirse de la burbuja, aunque por supuesto que ayuda. Lo que sí se necesita es un cambio de escenario.

Pero no sólo eso, salirse de la burbuja requiere estar presente y consciente. Para que funcione tenemos que tener en la mente los problemas que tenemos y tenemos que absorber información con el propósito de decidir si nos ayuda o no.

Salirse de la burbuja es escuchar con intención (“active listening”), es observar como detective y crear diálogo y discusión. No es fácil, pero sí es provechoso.

5 maneras de salirse de su burbuja:

  1. Cuando salgan de viaje de vacaciones (adentro o fuera del país) fíjense en cómo operan los diferentes negocios a los que va. ¿Puede hacer algo así en su negocio? ¿Cuál es la diferencia entre ese negocio y el suyo? Fíjese en promociones, productos, mercadeo, etc.
  2. Haga una lista de las 5 personas con las que más habla en su vida. Estúdielas. Ahora haga una lista de 5 personas que sean completamente diferentes en edad, estudios, ideas, profesiones, etc. Hable con ellas, invítelas a un café y tenga conversaciones de verdad. ¿Cómo ven el mundo? ¿Qué problemas tienen? ¿Cómo viven su vida? ¿Qué miedos y esperanzas tienen? 
  3. Busque a alguien fuera de su país y pregúntele por cómo operan el país en que vive. Temas de impuestos, salarios promedio, burocracia, idiosincracia. Probablemente se den cuenta de cosas que creían que solo pasaban aquí pero pasan en todo lado. Y si otra gente puede lidiar con ellas nosotros también.
  4. Ofrézcale ayuda a alguien con su negocio o trabajo. Algún negocio o trabajo que sea totalmente ajeno al suyo. Trate de usar sus conocimientos en otras áreas.
  5. Aprenda algo nuevo. Métase a clases de baile si no baila. Pintura si no dibuja. Haga un deporte diferente. Busque un contexto en el que se sienta incómodo y tenga que aprender.

Estas 5 ideas son solo algunas cosas que ustedes pueden hacer hoy mismo para salirse de la burbuja en que todos vivimos. Son cosas que los van a poner a pensar, a crear conexiones que no habían hecho antes, a entender que el mundo no es nuestra burbuja y que hay otras cosas allá fuera. Otros problemas y otras soluciones. Otras oportunidades y otros obstáculos. 

Salirse de la burbuja les va a dar más herramientas para hacer lo que ustedes hacen mejor. ¡Y ni hablar de lo que va a hacer en ustedes como seres humanos! No hay mejor práctica para la empatía que salirse de la burbuja.

Hoy lunes, ¡sálganse de su burbuja!

¡Que tengan un épico lunes! - Juan

Juan MuñozComment