Lunes #129: Algunas ideas que quiero compartir generadas por las elecciones de Costa Rica 2018

Tenemos que trabajar por lo que creemos (trabajar todos los días, no sólo cada 4 años y no sólo en segunda ronda).

Tenemos que hablar más, como familias, sobre valores, principios, gobernanta, sociedad y ciudadanos.

Tenemos que crear la cultura que queremos en nuestras oficinas. 

Tenemos que estudiar más la economía. Tenemos que aprender más sobre cómo los esfuerzos productivos contribuyen o restan al progreso del país. Defender la empresa privada y el capitalismo no debe ser defender su “bottom line”, tener una empresa exitosa en una sociedad que no funciona es oximorónico.

Un jefe no es sólo el que firma los cheques y da órdenes, un jefe debe ser un líder y mentor. En todos los aspectos de la vida, no sólo el trabajo.

La educación de nuestros hijos no está sólo a cargo de sus profesores y el plan del MEP, tenemos que educar a los jóvenes en temas de mundo que no se enseñan en las escuelas.

Ninguna acción generada por odio hacia un grupo debe ser permitida en la casa, la escuela, el trabajo, el gimnasio o la calle.

Ninguna acción de burla generada por diferencias culturales, sociales, demográficas o económicas debe ser permitida en la casa, la escuela, el trabajo, el gimnasio o la calle.

Poder pensar críticamente es esencial.

Es importantísimo que aprendamos a analizar los dos (o más) lados de un tema. No hay mejor manera de aprender a pensar que entender las ideas y conceptos con los que uno no está de acuerdo. Uno no conoce verdaderamente un tema hasta que conoce todos los lados.

Tenemos que comenzar a hablar más entre nosotros sobre el país, cómo funciona y qué podríamos hacer.

Tenemos que dejar de tenerle miedo a hablar de temas “intelectuales” en ambientes sociales. Discutir e intercambiar ideas de manera civil es lo que genera progreso.

No es útil criticar a alguien por pensar de una manera si es la manera en que lo criaron, sino cuestionar las razones por las que los criaron de esa manera y tratar de cambiar mentalidades desde ese frente. Atacar el las raíces y creencias de alguien nunca va a funcionar.

Por último, tenemos que trabajar por crear el mundo que queremos ver pero, al hacerlo, tenemos que poder analizar el contexto sociocultural, económico y demográfico de todas las personas. Para poder trabajar por lo que creemos tenemos que entender que nuestro ambiente moldea lo que pensamos. Nuestros ancestros, nuestros problemas inmediatos, nuestros miedos y nuestras oportunidades afectan cómo vemos el mundo. Si entendemos esto va a ser más difícil odiar o dejar de lado a alguien y mucho más fácil entender qué hay que hacer para llevar a toda la sociedad, con todos sus habitantes, a un mejor lugar.

Tengan un épico lunes. Pero sobre todo, trabajen para que más personas tengan días épicos también.

 

Juan Muñoz